Lector de noche: memes contra el status quo

Imágenes y breves textos que se pueden interpretar de distintas formas ofrece este perfil de IG. Damos cuenta de un breve chat.

 

Las redes sociales son el campo de batalla de la literatura. Ahí no cuenta tanto la opinión reducida presente en los medios de comunicación, la hegemonía actual. En esa cancha más allá de la opinión directa hay aparentes colectivos que comenzaron a hacer memes de forma anónima que subliman la represión (porque hasta las rrss son vigiladas por el poder, y el que opina paga con el ostracismo) del ambiente y la sociedad misma. Hace unos meses estaba memespoetikoz (cuatro meses sin publicaciones) y se mantiene @lectordenoche. Le hicimos unas preguntas a este perfil, que reconoció que con @memespoetikoz «nos dedicábamos a discutir las polémicas semanales, las críticas literarias de Patricia Espinosa o buscar en redes sociales los despojos de alguna funa a escritores, editores, pelea, discusión, etc. Cada uno por su lado, deseábamos que la poeta isleña Rosabetty Muñoz ganara el Nacional, pero lo ganó Elicura Chihauilaf. No era lo que quería, pero me voy conforme».

¿De dónde sale el material para los memes?

Los que reaccionaban con los memes comenzaron a aportar con comentarios, cahuines contra profesores o escritores por la forma en que se relacionan con les estudiantes y comprendí que no hay universidad que se salve. Entonces, si hablamos de “mañas” podemos extrapolar estas conductas al mundo editorial chileno y podríamos estar semanas comiendo palomitas de maíz mientras lo conversamos. Porque si te das cuenta, ciertas sociedades literarias (Fantasmas literarios, El club de la pelea: los Premios Nacionales de Literatura, La guerrilla literaria) han confluido en actitudes corruptas y de matonaje como partido político procesado. Si me preguntas de dónde sale tanto material, pues de los mismos escritores y escritoras.

Los elementos que toman generan eco, parecen ser sabidos, pero nadie los dice. ¿Por qué crees que sucede eso?

Mientras escribo esto, un editor de Los Libros de la Mujer Rota comentó: «¿Por qué hay escritorxs que compran seguidores en instagram?». Cuando tomé captura de esto, lo borró de su historia. Por lo tanto, si me preguntas sobre nuestros contenidos que generan eco pero nadie los dice, lo vemos como una identidad de una profunda raigambre cultural construida desde la Colonia. Quien haya estudiado esos tiempos notará elementos que se mantienen en Chile a diferencia de Argentina, quienes tienen una actitud de mayor diferenciación entre el emisor y receptor, lo que ha promovido mayores dinámicas. Además, se privilegian los contactos de esa diferencia crítica, lo que hace que nos preguntemos hasta dónde quieren arribar. Por otro lado, hemos reconocido un inmenso mapa de redes de protección que incluye Ues, géneros, temáticas literarias, editoriales y es bien sabido. Lo más parecido a El Padrino. Sobre todo, hay puñaladas por la espalda como si fuera Omertá de Mario Puzo, pero existe miedo a hablar y reconocer que los comportamientos del mundo literario son dignos de novelar. Que se haga eco de esto, es un síntoma de nuestro provincianismo, porque si les molesta no replican y siendo trabajadores de la palabra, bloquean. Lo que nos parece inmensamente pobre. Nuestro estimado amigo Urzúa de la Sotta afirmó «Para distinguirnos de Santiago, decíamos que nosotros somos provincianos. Porque allá veíamos muchas disputas de egos, peleas hueonas» (sic). Luego nos bloqueó por cuestionar el término de provincia, siendo que el cahuín es universal. Y por último, leer a editores que juzgan que hay mucho personaje en el circuito partiendo de la misma base, y otros que dicen que no quieren ligarse al poder, pero en el catálogo tienen a personas que sí lo detentan.

Sé que no puedo acceder a tu identidad, pero si quisiera saber quién eres. ¿Qué estás dispuesto a contarnos? ¿Escribes?

Esto lo comenzó Nelson (eterno cesante) que salió de Escritura Creativa, luego se sumó Gabriel (trabajo parcial) de Periodismo y, por último, Natalia (contrato anual) que es Profesora de Lenguaje en Santiago centro. Entre los tres levantamos este perfil pero cada uno con una línea editorial propia. Muchos han querido saber quiénes somos y la verdad no nos interesa porque no serviría de nada. Hemos visto a otras personas que han hecho lo mismo, y la reacción ha sido escasa. Sabemos que se limitan a bloquear, lo que es muy aburrido, porque igual nos harían llegar sus comentarios: sus amigos son también nuestros amigos.

 

¶¶